Otro momento histórico: la Manifestación Global del 15 de Octubre

¡Hola amigos! Bueno, ya sabéis que en tiempos oscuros es cuando ocurren también las cosas más emocionantes, y eso sucedió ayer 15 de Octubre.
Por primera vez en la Historia, “la gente”, el pueblo llano, se coordinó a escala planetaria organizando manifestaciones en casi mil ciudades de todo el mundo. Además, manifestaciones de corte pacífico (demostrando así la gente mucho más sentido común que sus políticos… de nuevo). La verdad es que fue un espectáculo.

Divertido cartel ayer 15 de Octubre, enunciando una gran verdad.

Se repitieron los patrones que ya conocemos: gente de todas las edades, ambiente festivo, muy humano. Funcionarios, arquitectos, parados, inmigrantes, feministas, estudiantes, sanitarios, profesores, viejos, jóvenes… por favor, desterremos ya la chorrada de los perroflautas. ¡Hay por ahí un huevo de gente cabreada como para decir idioteces!
Ahora, lo que más me está divirtiendo estos días es la reacción internacional de los políticos.
A ver, aquí la cosa fue de la siguiente manera:
1) Los primeros días, todos los políticos “comprendían la indignación” y “entendían a los indignados”.
2) Luego no hicieron nada.
3) Como la cosa seguía, el siguiente paso fue el desprestigio y la criminalización. Cargas policiales, operaciones de limpieza, agentes sin identificar y espectáculos dignos del Cirque du Soleil, como Artur Mas flipando en un helicóptero, con la Cabalgata de las Walkyrias resonando en su mente y enormes deseos de bombardear a aquellos sucios cabrones que no les dejaban jodernos en paz.

"¡Me gusta el olor a napalm por la mañana! ¡Huele a... victoria!"

4) Puesto que la gente parece más lista que los políticos, cada acusación la han contrarrestado con acciones inteligentes y pacíficas, dejándoles con el culo al aire.
5) Ahí estamos, esperando.

Ahora que esto se ha expandido al resto de occidente y de las sociedades capitalistas (donde hasta ahora no se opta por matar manifestantes, como al otro lado del Mediterráneo), la primera reacción fuera de nuestras fronteras ha sido…
1) Obama y prohombres europeos afirman que “comprenden la indignación”, que “entienden las protestas”.
2) Y no están haciendo nada.

¡Oye, para mí que hay un Manual para el Perfecto Capullo en el Gobierno! ¡Siguen todos los mismos pasos! ¡No debe faltar mucho para que empiecen a acusar a los de Wall Street de comunistas infiltrados o a los de Bruselas de terroristas!

Sería cómico si no fuera porque cuando una protesta se expande, cuando su base social es amplia, y cuando es esencialmente justa, si los políticos no escuchan, acaba corriendo la sangre. A veces, sólo es necesario un comentario desafortunado para encender la mecha definitiva. ¿A alguien le suena Maria Antonieta y su “que coman pasteles”?

Pues eso. Que ojo. Por favor.

Anuncios

2 comentarios en “Otro momento histórico: la Manifestación Global del 15 de Octubre

  1. Hola, me gustas mucho, aunque no opinemos igual, lo cual es genial porque ultimamente parece que sólo se aceptan comentarios si van en una sóla dirección. Es la primera vez que respondo a un comentario en internet, pero me anima saber que la persona que lo recibe es por lo menos reflexiva. No se muy bien de que va el movimiento de los indignados, pero me agrada mucho y me divierte que se haya hecho internacional. Me gusta la gente que protesta y tiene una serie de criterios bien formados para ello, supongo que el de los indignados es el de estar indignados con ellos mismos por haber confiado en los políticos. Confieso que desde hace muchos años no leo periódicos ni veo telediarios, eso me da la oportunidad de tener un pensamiento espontáneo acerca de lo que me rodea, aunque a veces la gente me mire como si fuera un alien. Cuando me topé literalmente con el movimiento hace unos meses en la plaza del ayuntamiento de Valencia, pensé con alegría que ya era hora que alguien se manifestara por el paro, pero en seguida me explicaron que no era así, me explicaron cosas que me parecieron vagas, y fui a casa a ver por internet de que iba la cosa, pero me quedé igual, un poco desilusionada. La desilusión fue en aumento cuando pasaba cada día por allí y miraba alrededor, eran en su mayoría lo que se llama perro flautas, personas que parecía que estaban encantadas de estar allí porque por fin tenían una excusa vivir en la calle. Finalmente acabé por no ir a la plaza pero de vez en cuando la atravesaba, para ver si la cosa cambiaba, pero iba a peor. En realidad no tengo nada en contra de que los llamados perros flautas se manifiesten, es un derecho. Sólo espero que no sean muchos y que al final no acabemos viviendo en Gorky park.
    Mi naturaleza cínica, la misma que está rellenando una pequeña hucha para huir del país, se divierte pensando en el movimiento internacional y los jefes indignados españoles exportables al mundo entero dando clases de indignación, los propongo para próximos doctores Honoris Causa en Harvard, para que den charlas de cómo funciona el tema. Así, cuando el primer indignado se forre dando clases en la cima del capitalismo…jaja, es demasiado surreal, pero me divierte muchísimo. Sólo lo siento por los pobres científicos e intelectuales que jamás serán exportables del país…tiene que darles una rabia. Bueno pues no me enrollo más, enhorabuena por tus pensamientos, hasta la próxima.

    1. Pues hola Cintia, un placer! La verdad es que me ha encantado tu comentario, le he estado dando vueltas, y al repasarme el post me doy cuenta de que doy a entender que en todo este asunto “no hay perroflautas”. No me refería a eso, ahora lo edito. Evidentemente los hay. Si especifico todo lo que los rodea es porque me hincho a leer en los sectores derechistas de la prensa las puñeteras menciones a los perroflautas, y me molestan. Por dos motivos. En primer lugar, porque es una caza al grupo estigmatizándolos desde una apariencia. Ninguno de los que tanto los critica se ha ido a compartir con uno una birra a ver qué dice y qué piensa. Claro que posiblemente saldrían ambos horrorizados. Da igual. En segundo lugar, se le ha dado al estereotipo una connotación más que negativa, y una vez logrado esto, se ha hecho extensible a todo infeliz que está participando de este asunto. Mi único punto era volver a aclarar (una vez más) la enorme variedad de gente que participa. Además, coño, estoy seguro de que la mitad de los que se llenan la boca en radios y periódicos chillando “perroflautasssss perroflautaaaass!!!!” no tienen puta idea siquiera de dónde viene el término. (También es de recibo reconocer que desde los sectores más izquierdistas a veces parece que el movimiento lo formen miles de Jesucristos)
      Por lo que dices, entiendo que el problema estaba más asociado a las acampadas. Pero es que en cierto modo era inevitable: acamparon los que pudieron (y quisieron, claro). Los que aún tenemos o teníamos trabajo, los que teníamos niños en casa, o cualquier otro motivo terrenal, difícilmente íbamos a meternos en una Quechua tres semanas pa tocarle los cojones al sistema. En caso de haberlo hecho, evidentemente no habría ido vestido de traje y corbata, eso también lo confieso. ¡A lo mejor soy un perroflauta encubierto y aún no me he dado cuenta! Pero creo que no está ahí nuestra guerra, no es ahí donde podemos tocarle, de verdad, los cojones al gobierno. Que de eso se trata, en el fondo, de joder hasta conseguir algo de este gobierno de mierda. A ver si conseguimos hacer un país decente.

      Aclarado el perrofláutico asunto, y hablando de países indecentes, comprendo y suscribo la idea de la hucha, más realista que cínica. Yo, como no tengo hucha, pues me conformo con pensar en esa huída y buscar las salidas de emergencia. Que no están iluminadas como en los aviones, las cabronas. En realidad, es muy triste lo que está ocurriendo en este país. Pero eso hay que esforzarse en escuchar y reírse de todo y darse un respiro, supongo. Porque, en realidad, como bien dices, es muy surrealista todo cuanto ocurre.
      ¡Es lo que hay!

      Yo reconozco que me siento identificado con todo el rollo del 15M. Como historiador, me parece un evento social importantísimo. Al movimiento le falta aún un buen nombre, esto va mucho más allá de indignados, de wall streets, y de pollas en vinagre. No tanto por lo que se consiga ahora, como por el germen que ya se ha sembrado para el futuro. Pero también por la forma en que se están haciendo las cosas.

      Bueno, un placer charlar contigo, bienvenida!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s