Bajar al salón y que Jiménez Losantos esté allí, mirándote

Que los adolescentes tengan en su cuarto figuras de resina de cantantes de metal, aliens, predators, campeones de lucha libre mexicana, o personajes del Señor de los Anillos, es algo relativamente normal. Todos los muchachos del planeta necesitan ídolos a quien parecerse en sus etapas formativas. De alguna forma, la elección de la figurita de resina (que es la sublimación freak del póster en la puerta) simboliza las emociones del chaval. Toda esa energía, esa cólera, esas ideas básicas, directas, contradictorias. Es lo que hay. Todos hemos pasado por ahí.
Con los cambios en el modo de vida, hoy alargamos las frikadas de la adolescencia hasta bien entrados los treinta, y más allá. Yo mismo tengo varias cosas extrañas repartidas por las estanterías (aunque lo mío no son las figuritas) y conozco a un huevo de gente coleccionista de transformers, personajes de algún manga raro, o monstruos de películas de terror de culto. Imbécil de mí, me creía hecho a todo. Pero hoy, mirando el twitter, he encontrado esto:

¿Qué puede decir una persona ante algo así? Tras la asombrada carcajada inicial, me quedo mirando la foto. Obnubilado. Miles de preguntas invaden mi mente paralizada por el shock.
¿Cómo es posible? ¿Qué significa para la humanidad que alguien cree una escultura de resina de Federico Jiménez Losantos? ¿Qué significa, por el amor de Dios, que alguien lo compre? Un día vas de visita a casa de un amigo, te hace pasar al salón, y allí descubres a un Jiménez Losantos de resina de dieciocho centímetros observándote desde un estante encima del televisor. Te quedas helado, tu sonrisa ha devenido en rictus. ¿Qué dices en una situación así? ¿Preguntas si es una broma? ¿Buscas una cámara oculta? Tu primer acto reflejo sería decir “hostia macho, dónde vas con eso”, pero, ¿y si no es una broma? ¿Y si tu amigo, sin tú saberlo, es un fan psicópata del ínclito FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS? ¿Cómo se tomaría tu reacción? Podría resultar peligroso. ¿Se le saldrían los ojos de las órbitas antes de atacarte con un hacha gritando “¡¡¡¡separatistas!!!!”?
Es un dilema filosófico interesantísimo: el papel formativo de una estatuilla en resina de Jiménez Losantos en un hogar medio, dos adultos, dos críos, un perro o un gato. ¿Qué valores refleja? ¿De quién ha sido la idea? ¿Del padre o de la madre? ¿Qué piensan esos niños cuando ven la figurita? Cuando esos niños crezcan y entren en la terrible adolescencia y busquen modelos, valores, ideas a las que aferrarse, ¿qué pensarán? ¿Qué clase de sociedad crearán estos niños cuando tengan cuarenta años? ¡Dios mío! ¡Pensad en las implicaciones de diez mil hogares decorados con estatuillas de FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS! ¡De treinta mil hogares! ¡Esto es pura ingeniería social!

Lo más jodido del asunto, es que la idea de crear una estatuilla de resina de FJL es tan demencial que resulta brillante. En cuanto la he visto, lo primero que he pensado ha sido comprarla. NECESITABA TENERLA. Me habría comprado, además, el modelo sentado. Porque sí, amigos, han hecho varios modelos: Federico de pie, Federico sentado… un sabor para todos los gustos. A mí me encantado la estatua sedente. Imagínate las risas. Una noche estaría en la buhardilla, fumadísimo, escribiendo o tocándome los huevos. Me entraría sed, y al bajar a la cocina, desde el último tramo de escaleras, vería a Federico Jimenez Losantos, ahí sentadico, sobre el mueble del salón, sonriente. Pensando en ESPAÑA. Mirándome, advirtiéndome sobre mi modo de vida, sobre mi irresponsabilidad. Reprendiéndome, muy enfadado bajo su sonrisa. Sí, sería tan absurdo que me mearía de la risa, tendría que sentarme en las escaleras para no caerme. O a lo mejor me entraría el pánico y mi mujer me encontraría encogido en una esquina, abrazándome las rodillas, golpeando la pared con mi cabeza. Gimiendo “noooo, me está mirando, noooooooo”.

Esto último me ha disuadido. A veces, la propia realidad está demasiado pasada como para forzar la máquina. Hay umbrales que no deben cruzarse.

Federico.
Federico.
El pequeño visigodo.
Federico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s