Reducción a mínimos de la visita papal

Tienes un país, ¿vale?
En él, hay dos grandes bloques: un grupo que sigue los dictados de un líder religioso, y otro grupo que defiende que no hay que seguir esos dictados.

Este líder convoca unas jornadas religiosas, donde se debatirá sobre el estado del mundo según su visión, sobre el estado de la propia religión, y celebrarán ritos y fiestas tradicionales. La convocatoria es mundial, y el lugar escogido, la capital de este país que decíamos al principio.

Bueno, este país se autodefine como social, democrático de derecho y aconfesional. Se gobierna mediante una monarquía parlamentaria, lo que significa que está en un estado intermedio de desarrollo social: a caballo entre las monarquías de la Edad Moderna y las repúblicas contemporáneas.

Ahora ya tienes el evento (visita de personaje controvertido) y el contexto (estado definido por una Constitución). El desarrollo teórico de la situación sería:

-El personaje convocante busca la financiación para el evento y sufraga los gastos que suponga organizarlo en ese país.

-El personaje, nada más llegar, va a saludar a los dirigentes del país, agradeciéndoles que les permita realizar el acto en su tierra.

-Puesto que el personaje es controvertido, se permiten los actos de desacuerdo, equiparando así las dos tendencias del país, la que está a favor del personaje y sus dictados, y la que no.

-El Estado muestra en todo momento una exquisita cordialidad y neutralidad institucional ante el evento y la movilización social que provoca en ambos grupos.

-Se utiliza a la Policía para prevenir incidentes entre ambos grupos.

-La capital del país se enriquece por la ebullición ciudadana y turística que hace uso de todos los servicios y comercios.

-Esta actitud tan madura provoca un sano debate sobre la religión, y cada uno puede racionalizar su postura.

Pero el desarrollo práctico es como sigue:

-El Estado sufraga los gastos del personaje convocante, bien mediante las arcas públicas, bien ofreciendo ventajas fiscales a grandes empresas para que colaboren (ventajas que no obtendrían por colaborar con, por ejemplo, la investigación o el desarrollo social, que afectan a toda la población y no sólo a una facción).

-El personaje, nada más llegar, se lo toma con calma. Va a visitar a uno de los dirigentes del país: el monarca, que gobierna por herencia y sin demostración de facultades. El presidente del gobierno, “electo” por la población del país de acogida, tiene que ir él a ver al personaje.

-Primero se ponen pegas a los actos de desacuerdo, luego se les da recorridos apartados y minoritarios para sus eventos, y finalmente se les permite a regañadientes expresarse en contra del personaje, no sin antes haberlos llamado “parásitos” o “catetos”.

-El Estado se posiciona claramente a favor del personaje, colgando de balcones oficiales pancartas de bienvenida, haciendo aspavientos, grabando videos de cariñosa acogida, y criminalizando al sector de la población que quiere manifestarse en contra de dicho personaje. De hecho, contra más rechazo muestra parte de la población, más carteles se cuelgan, en claro desafío a su propio pueblo.

-Se utiliza a la Policía (no identificada) para proteger exclusivamente al grupo pro-personaje del grupo contrario. La más mínima provocación (ineludible en ambos grupos reuniéndose tanta gente) tiene como respuesta una carga policial… contra los que se oponen al personaje. Y contra la prensa, también.

-La capital del país se hace un hara-kiri económico: se adaptan tantos espacios públicos que el sector hotelero reconoce que ganan más dinero con la fiesta del Orgullo Gay. También se baja el precio del transporte público hasta la quasi-gratuidad. Meses antes, los propios ciudadanos del país se han reunido para pedir mejoras democráticas y no han tenido ninguna ventaja, se les ha insultado e incluso apaleado.

-Esta actitud tan inmadura provoca un agrio debate sobre la religión en la que las posiciones se extreman, se aleja la racionalidad y se radicalizan los argumentos. Fracciona una sociedad ya fraccionada, sumiéndonos, aún más, en el caos y la desesperanza.

Este país, sí, se llama España.
Hacen falta muchísimas drogas para poder soportar vivir aquí.

Anuncios

2 comentarios en “Reducción a mínimos de la visita papal

  1. Magnifico artículo, sin duda. te comentaré que la vida en Madrid durante la visita de la alegre y despreocupada muchachada se ha visto alterada en tal medida que todo el que ha podido ha huido despavorido de Madrid (de hecho, en mi bloque no quedó ni un vecino de jueves a domingo).
    Ya desde el domingo anterior no se podía transitar con normalidad, puesto que si te topabas con un grupo (en algunos casos, un auténtico rebaño) por la acera, debías apartarte tú como podías, porque te atropellaban (a mi, un grupo de unos 20 franceses).
    Se les permitía todo, nosotros contemplamos anonadados como otro nutrido grupo invadía a media noche y a grito pelado un parterre que estaban regando para refrescarse y destrozaba todas las flores, con una comisaría a 10 metros (los polis mirando al tendido, of course). Si yo hago eso un día cualquiera, se me cae el pelo, multaca y demás. De lo de las cargas contra las protestas y como provocaban a los manifestantes las juvetudes cristianas, hablamos otro día.
    Los viajes en metro se convirtieron en un infierno, puesto que el 80 por ciento de esta gente, pasaban a comportarse como vacas sin cencerro: gritos, carreras, saltos, invasión de vías y andenes (hay vídeos). Les daba igual estar dentro que fuera del vagón, que fuesen las 7 de la mañana y la gente fuese a currar medio dormida. Amigos míos me han comentado que pasaron auténtico miedo un día dentro de un vagón , con un grupo de unos 50 saltando en plan FIB dentro y el vagón balanceándose de lado a lado. Vaya tropa de inconscientes.
    Las diferencias en los restaurantes de los bonos. A esta gente se le daba de comer un menú por 6 euros. Si un ciudadano “de a pie” quería lo mismo, no se lo daban. o si se lo daban, era más caro. Ejemplo: Rodilla: menú para JMJoteros, 6 euros. El mismo para un “civil”, 7,50. Estas son las cosas que cabrean. Transporte público, prácticamente gratis. Días antes, a los madrileños de a pie nos habian subido el billete sencillo de 1 euro a 1,50. Más cosas que cabrean.
    La actitud arrogante, intransigente y cenutria de muchos de los miembros del clero que participaron en el evento, que por cierto no eran demasiado jóvenes. Yo misma me vi en una situación propia de una sueca en Benidorm en los años 60. Estaba comprando en unos grandes almacenes muy conocidos en bermudas y tirantes (casi 40 grados en la calle) y se me para al lado un tio con sotana y me dice que haga el favor de taparme. No se cuantas burradas le dije, no las reproduciré aquí pero me quedé a gusto (mientras los dependientes de los grandes almacenes aplaudían).
    Mucha de esta gente pasó varios días sin asearse debídamente (menudo pestazo soltaban algunos) y no se yo, pero siempre les veía con la misma camiseta. Los tuits de gente que iba en el metro y se quejaba de que no olian precisamente a flores eran continuos.
    El estado en que quedó todo cuando se marcharon. Yo llegué a Madrid el domingo por la noche. Me bajé del bus en el intercambiador de Avenida de América y estaba todo lleno de ellos esperando buses. Hasta aquí, correcto. Hasta que me metí al baño. Estaba todo arrancado: pomos de puertas, portarrollos, tapas de WC…..madre mia. Cuatro Vientos ha tardado como tres semanas en quedar limpio, literalmente, lo arrasaron.
    En definitica. Por favor, que no vuelvan. Que los que vinieron no vinieron a rezar, sino de golfear, hacer el mono, comportarse como si la calle fuese suya, a provocar (si, tb hubo varios de esos de viva cristo rey que conocieron nuestros padres) y a entorpecer nuestra existencia cotidiana. Si se quieren reunir otra vez, OK, pero en medio del monte, que no estorben. Que fue una invasión en toda regla. Riase usted de los JJOO. Esto fue mucho peor.
    En fin, que vaya chapa he soltado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s