Esto es un disparate

Hola amigos.

Después de tres años echándome unas risas con una de mis pasiones (la literatura) en el viejo blog, me apetece empezar algo nuevo. Realmente no tengo ni idea de qué va esto, pero el mundo está cambiando a nuestro alrededor y yo no quiero perderme nada. Así que aquí entrará de todo un poco: desde noticias que me parezcan interesantes a comentarios coñones sobre nuestra actualidad. Desde avances científicos a, por ejemplo, la actualidad política.

¡Hijoputa! ¡No hagas eso! ¡Política no!

¡Lo sé! ¡Las personas decentes no hablan de política a menos que quieran freírse el cerebro!

Pero joder, yo creo que hemos rebasado ya el punto límite de tolerancia a las gilipolleces. Lo de los políticos ya es un escándalo de comedia cinematográfica. La teoría es: si son tan descarados como para reírse en nuestra cara, querrá decir que también nosotros podemos quitarnos el traje de etiqueta. Reírse de nuestros representantes es un ejercicio sano que invita al debate y a la reflexión. Hace años que ocurre, aquí en Cataluña tenemos un buen ejemplo con el Polonia, programa de televisión donde se parodia a toda la élite política particular y general. Durante las pasadas elecciones a la Generalitat, los mismos candidatos pasaron por el programa a parodiarse ellos mismos, los muy gilipollas!!

Aquello fue la monda. Era como si nos dijeran: “nosotros somos malos, pero vosotros sois tan imbéciles que no tenemos ni que hacer un programa electoral, salimos aquí haciendo el idiota como comediantes y hala, a echarse unas risas”.

¡Hermoso país! Hoy, aquellos que salían en programas de humor haciendo chistes sobre su ineficacia (memorable la frase de Montilla, por citar uno, diciendo “¡acabemos cosas que se puedan inaugurar!”, todo un alarde de humor ácido y pésima gestión del dinero público) tienen a la gente de mala hostia, en la calle. Ahora ya no hay ganas de chistes.

Pero yo, cada día leyendo las noticias, encuentro alguno nuevo. El planeta entero parece sumido en un disparate absoluto: declaraciones absurdas, actuaciones sin sentido, humor rural, demencia… Así que eso es lo que haremos por aquí: observar el mundo (no sólo a los políticos, hay mucha vida ahí fuera) y preguntarnos qué le ocurre a la gente, qué tienen en la cabeza para hacer tales cosas, y siempre, siempre, seguir sonriendo pese a todo, desconcertados.

Un abrazo y a cuidarse

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s