Cosas emocionantes

Motivos para la independencia de Cataluña de un historiador no nacionalista

A mí esto de la independencia de Cataluña me genera sentimientos encontrados. Normalmente esquivo el debate porque, en realidad, apenas me interesa, o digamos que sólo me interesa como revulsivo en una situación estancada. Pero a mi alrededor, como es lógico, todo el mundo está embarcado en este jaleo, muchos a favor, otros en contra. Y me resulta un poco complicado explicar mi postura porque antes de terminar de explicarla ya se me ha percibido como un “adversario”, o como “uno de los nuestros”, y no.

Una conversación tipo puede ser así:

PREGUNTA: ¿estás a favor de la independencia de Cataluña?

RESPUESTA: Sí.

P: ¡nunca hubiera dicho que tú fueras nacionalista!

R: No lo soy.

P: ¡Pero estás a favor de la independencia!

R: Sí.

P: ¿Crees que a Cataluña le irá mejor fuera de España?

R: No lo sé.

P: ¡Los políticos catalanes son igual de corruptos que los españoles!

R: Ya.

P: ¿Y sigues estando a favor de la independencia?

R: Sí.

Raro.

Para muchos, que alguien vea con buenos ojos la independencia de Cataluña solo es compatible con el nacionalismo, y con la permisividad con los corruptos propios. Y esto es totalmente falso: al menos en mi caso, y me consta que en muchos más.

Así que voy a intentar desarrollarlo aquí. Aunque mi opinión al respecto no creo que le interese a nadie, al menos me servirá para ordenar mis propias ideas.

AVISO: Si éste es un debate que te pone nervioso, casi mejor que no leas el artículo. No tengo ganas de discutir. De debatir sí. De discutir no.

AVISO 2: Cuando aquí hable de “referendum”, me refiero a un eventual referéndum vinculante que tenga consecuencias políticas. Lo que se está pidiendo en Cataluña en esta fase es, todavía, un simple referéndum consultivo. Para “contar” cuantos hay a favor y cuántos en contra. Y esto no voy a entrar a discutirlo, porque sencillamente es indiscutible el derecho a ser consultados.

La voluntad popular

Lástima que de esta voluntad nadie hace ni puto caso

Lástima que de esta voluntad nadie hace ni puto caso

El principal argumento de la gente favorable al referéndum (votando a favor o en contra, eso es irrelevante) es la voluntad popular. Y la verdad es que es un argumento incontestable: si la gente quiere pirarse de tu fiesta, tienes que dejarlos marchar, porque si los retienes contra su voluntad eso deja de ser una fiesta para convertirse en un secuestro. Hasta aquí, supongo que estamos todos de acuerdo, y quien no lo esté… pues es un secuestrador en potencia.

Y aceptemos de una vez que el movimiento independentista es fuerte. Hay un montón de gente en mi tierra con un gran fervor patriótico, que está íntimamente convencida de que si van por su cuenta les irá mejor. Que la idea sea correcta o incorrecta es irrelevante: recordemos que 10 millones de personas le han dado la mayoría absoluta a Mariano Rajoy, para el cual la cárcel es poco. Lo que importa ahora mismo es que EXISTEN. Por mucho que el nacionalismo español cierre los ojos y lo niegue. Existen, son un montón, y quieren algo, y no dárselo y tratarlos como una mierda no ayuda a que se calmen los ánimos.

Por tanto, primer principio: si la gente quiere responder a una pregunta, la obligación del gobernante es hacerles la pregunta, y que respondan y se atengan a las consecuencias que de ahí se deriven. Lo contrario a esto tendrá varios nombres, pero desde luego, “democracia” no es uno de ellos. Aunque lo ponga sobre el papel (no entremos hoy en lo idóneo o no de las sacrosantas democracias).

Pero para mí, esto no es un argumento en sí mismo. Vuelvo a recordar a Mariano Rajoy: el hecho de que una mayoría desee algo no significa que lo deseado sea intrínsecamente bueno. Sólo significa que es legítimo. Un motivo demasiado pobre como para que yo me decante por una opción u otra en algo que podría cambiar nuestras vidas de forma radical y desconocida.

El nacionalismo

 

Entonces entra en juego el fervor patriótico. Aquí patino: a mí es que las patrias me importan una mierda. De verdad. Me sabe mal porque choco con muchos amigos, pero es que me importan un carajo España, Cataluña, y la madre que los parió a todos. Los países no son nada, nos los hemos inventado pintando unas líneas y matándonos unos a otros. La preservación de su/s cultura/s propia/s (indispensable, eso está fuera de la discusión, y quien quiera saber por qué, algunos amigos han dejado comentarios muy brillantes al respecto) es un gran resultado del nacionalismo, pero eso no implica que los países dejen de ser pozos de mierda abyectos creados a base de injusticias y crueldad. Podríamos vivir perfectamente con un gobierno global, justo y equitativo en la medida de lo posible, que trabajara activamente por la diversidad cultural y el bienestar de la especie. Si no lo hacemos posible es porque los humanos somos unos cabrones y estamos muertos de miedo, porque no nos fiamos de la tribu de al lado. Llámala tribu, llámala nación. Es una actitud animal, tan básicamente territorial que dan ganas de llorar. Desarrollamos un cerebro para conseguir esta mierda, que oye, ya es un logro de cojones esta sociedad si la comparas con otros simios, pero es hora de dar el siguiente paso. Tenemos los medios, los conocimientos, la filosofía, una historia plagada de errores, y un futuro tan grande que no nos lo acabamos ni de creer. Empieza por cambiar la palabra “competir” por la palabra “cooperar”. Los países impedimos que se haga realidad porque nos aterroriza el Otro, el español, el catalán, el alemán, el chino, el occidental, el musulmán, el blanco, el negro, el judío, el cristiano, el yanki, el latinoamericano, como mínimo son RIVALES (competircompetircompetircompetitividadsanacompetencia) y como mucho una AMENAZA. Así que deseamos prevalecer para sobrevivir, y si es posible, comernos al de al lado. Es estúpido lo mires como lo mires. Y mientras estamos tan ocupados con toda esta paranoia, los de la cima de la cadena se alimentan de nosotros, nos roban la vida y nos obligan a vivirla según sus intereses de mierda. Un plan de puta madre. No es necesario organizarse así para preservar la diversidad cultural, y de hecho esto contribuye en parte a esa destrucción. Lo hacemos así porque no hay huevos de hacerlo de otra manera. Y a mí esto me repugna. Cualquier actitud humana que no tenga como eje central a la especie humana en su conjunto me parece una postura biológicamente estúpida, peligrosa, y condenada a la desaparición en el tiempo largo. Los países, como los imperios, van y vienen. Lo único que permanece es el ser humano, al menos hasta que consigamos autoextinguirnos.

Por lo tanto, sacando la cultura de la ecuación, a mí no me conmueve la nación en sí misma. Ninguna. Y los nacionalistas (en su versión política) menos. No me gusta discutir con ellos porque casi siempre hablamos idiomas diferentes: ellos razonan su postura desde la emoción y el sentimiento, y yo no, porque no lo siento, y porque creo que así nunca viviremos en paz.

Nacionalismos

Obra original de El Disidente

DIcho esto, y aclarado que nos referimos siempre al nacionalismo político, añadiría otra cosa al respecto: hay un montón de gente que es nacionalista y no lo sabe, o no quiere admitirlo. Normalmente el nacionalista catalán es proselitista y exhibicionista, van de cara, así que ya sabes a lo que atenerte, no hay problema. Pero algunos nacionalistas españoles son más complicados de detectar, ya que van de tapados incluso sin saberlo. Nacionalista español no es el facha que escribe en Twitter que ojalá una bomba en el Camp Nou matara a todos los catalanes (o al menos, a todos los del Barça), o no sólo. Nacionalista español es aquel buen tipo que dice “hombre, a mí me sabría mal la independencia porque me gusta España tal como está”. Simplemente ellos lo ven como “lo normal” (por vivir en la cultura dominante), y hoy el concepto nacionalismo se asocia sólo con el nacionalismo minoritario. Y en el caso del español, con el exaltado. Pero exaltado, moderado o puro inconsciente, todos ellos tienen en su mente una idea de NACIÓN que LES GUSTA y por tanto quieren que siga igual sólo porque LES GUSTA. ¿Para qué plantearse otras opciones?

En fin, que a mí me importa un pito si en la península ibérica hay dos naciones o tres, o cinco, si todas me han de joder por igual. El sentimiento no es un argumento que me haga decantar por una opción u otra. No es que me parezca bien ni mal, cada uno siente como siente. Es que yo no lo siento, no referido a las naciones-estado.

 

La catatonia española

 

Pero ocurre algo muy serio: que España es un cadáver. El sistema político de los últimos 30 años está kaputt. No da más. La política es una comedia vergonzosa, los sindicatos han caducado en su forma actual, en la CEOE se comportan como unos hijos de puta, el sistema judicial está en entredicho, y la sociedad está en shock, o directamente les importa todo un comino.

Así nos hemos quedao

Así nos hemos quedao

Lo peor de esta crisis no es la pobreza: es que no tenemos plan. Fijaos en todas las medidas que se toman en España. En ninguna hay un plan de futuro. ¿Qué vamos a hacer de aquí a diez años? ¿Y a veinte? Nadie lo sabe. No saben ni cuándo saldrán de la crisis, porque no saben qué vendrá después. Y ZP primero, y Naniano después, se han encargado de ir minando la investigación científica hasta prácticamente liquidarla, lo que nos garantiza un retraso de un par de décadas respecto al resto de naciones avanzadas… como poco. Vamos haciendo pisos, casinos, ahora unos apartamentitos en la costa, ahora otro casino, chavales estudiando ruso para lograr oportunidades doradas como hacer de camarero en Tarragona durante el verano. ¿Y luego qué? ¿Cuando pase la crisis dentro de 4 o 5 años más y vuelva a haber algo de trabajo, (mucho más precario) entonces qué?

Nada. Estamos flotando en una especie de stasis catatónica, mirando alrededor sin comprender lo que ocurre ni visión de futuro alguna.

Y aquí, amigos, encuentro el argumento que necesitaba. De las situaciones de parálisis se sale con un revulsivo. Un shock que te despierte y te ponga las pilas. Y una eventual secesión sería un revulsivo de puta madre.

Cataluña ganaría el impulso del éxito, esa fuerza de cuando te salen bien las cosas (y más una que llevas siglos buscando) y estoy convencido de que resultaría un dinamizador social cojonudo. Además, el Govern se vería obligado a repensar todo el país, redistribuir la producción y la infraestructura de su territorio, que debería aportar al conjunto más de lo que ya lo hace, al menos si quieres mantenerte por ti mismo, así que laboralmente habría movimiento.

La corrupción seguiría estando ahí, sobretodo si conseguimos la independencia de mano de CIU. Pero bueno, hoy ya sigue estando ahí, no es que ganemos algo malo, es que nos quedamos con algo malo que ya traíamos de serie. Y hay ganancia: al menos, sólo tendríamos que luchar contra la corrupción de la Generalitat. Ahora tenemos que lidiar con la de la Generalitat Y la de Moncloa.

Políticamente, también sería un escenario interesante: sospecho que el binomio CIU/ERC se repartiría el bipartidismo de los cojones que nos tiene obsesionados, sustituyendo y complementando al PP/PSOE (quizá IU para entonces) de Madrid. Pero un nuevo país es campo abonado para nuevos movimientos y nuevas formaciones políticas, y en el contexto actual de lucha contra el statu quo, CIU  es el statu quo, así que la oposición es previsible e interesante. ¿Cómo evolucionará ERC como partido hegemónico de izquierda en Cataluña? ¿Se convertirá, a su vez, en statu quo? ¿O podrá impulsar cambios? ¿Qué hay de CUP? ¿Qué dinamismo encontraremos?

¿Y España? Para España sería también muy positivo, por los mismos motivos. Es posible que se les acumulen más problemas al principio, eso es cierto, por la desigualdad entre los territorios. Lo que me parece mezquino es echarle la mierda a Cataluña: si después de 30 años de “solidaridad” interterritorial, los POLITICOS de Andalucía o Extremadura (por ejemplo) aún no han sido capaces de solucionar los problemas estructurales de su jurisdicción, ES A ELLOS a quien la POBLACIÓN debe pedir cuentas, no al que ha estado poniendo el dinero. Pero en cualquier cualquier caso, al gobierno de España no le quedaría más remedio que redistribuir ellos también el territorio, crear nuevos ejes, una nueva ola de industrialización. España tiene capacidad de trabajo de sobras para reconvertirse y avanzar.

Dale la independencia a Cataluña, y en veinte años esta península no la reconoce ni su puta madre.

Y no precisamente para mal.

Metámonos eso en la cabeza: nos estamos obstinando en mantener una estructura y una idea que han demostrado ser fallidas, que ya han caducado.

El riesgo y la ganancia

 

En resumen: hay que perderle el miedo al cambio. En esta crisis sistémica, mantenerse en el statu quo es aferrarse al muerto, y si nos aferramos demasiado tiempo acabaran cerrando el ataúd con nosotros dentro. Es el momento de dejar el pasado partir, y fijar rumbo al futuro de una maldita vez.

Innovar.

Cambiar.

Probar otros caminos.

A mí me gusta muchísimo más la idea federal, es la que mejor encaja en la península sin meterle vaselina, pero ese requiere de la disposición del resto del país, y aunque IU lo haya defendido siempre… no se les oye, al menos aquí (que ni siquiera hay IU, sino ICV). El PSOE, no ha sido hasta ahora que ha empezado a piar Rubalcaba. Y en Cataluña se la ha apropiado el friki de Pere Navarro, como quien se queda con “la amiga fea”: si se iba al SÍ se le iban los votos a ERC, si se iba al NO, al PP y C’s. No parece creérselo mucho, y no es ahora mismo una opción que esté realmente encima de la mesa. Así pues, ya renuncio ni a proponerlo. Una lástima.

¡Viva la república federal catañola universal sosialista!

¡Viva la república federal catañola universal sosialista! (Imagen encontrada aquí)

No me queda entonces más opción que la independencia. Se me antoja lo más justo, lo más interesante, y lo más racional.

¿Riesgos? Los que quieras. Podemos irnos todos a la ruina y volver a conocer el hambre generalizada. Podría incluso resurgir la violencia, y no tengo yo tan claro que Europa fuera a mostrarse firme ante un golpe militar. Sí, hay infinitos riesgos.

Pero es que no nos queda más remedio que asumirlos

 

¿Acaso queda alguien todavía que cree que cuando esto acabe volveremos a los felices años antes de la crisis? Despertad de una vez, cojones. Ya vais tarde, maldita sea. España ha muerto, el modelo económico ha muerto, esto va a cambiar queramos o no. Mejor tomar las riendas, o al menos intentar dirigir esos cambios, ¿no? ¿O preferís quedaros sentados mirando la tele a que os digan el nombre de vuestro próximo dictador?

En otras palabras: no tenemos nada que perder porque el sistema ha muerto y va a cambiar.

Pero sí tenemos todos mucho que ganar.

Anticipación a las críticas

Sería genial que os animarais a dejar vuestra opinión en los comentarios, y que pudiéramos discutir (en el buen sentido. Téngase presente que aunque escribo y hablo de manera a veces categórica, asumo que puedo estar equivocado en muchos puntos). Pero ante la probabilidad de que entre alguien cabreado con los argumentos anti-independencia de costumbre, quisiera anticipar las respuestas. Si estás de acuerdo con lo arriba dicho esta parte puedes saltártela si quieres:

  • ¡CIU y ERC también son corruptos!: Ya, arriba lo dijimos. Da igual. No conseguir la independencia tampoco nos va a librar de los corruptos. Pero si España se libra de los nuestros, y nosotros nos libramos de los españoles, ¡todos lo tendremos un poquito menos imposible! Como dicen los gurús del emprendimiento, es un “win-win”.
  • ¡Lo de la independencia lo sacó Mas para desviar la atención de sus corruptelas!: Falso. Mas utilizó el impulso independentista. Pero ese impulso ya existía desde mucho antes, se ha gestado durante décadas, y no precisamente gracias a Artur Mas.
Empiezas las campañas así...

Empiezas las campañas así…

...y las acabas así

…y las acabas así

  • ¡La Constitución no lo permite!: Alguien preguntó en Twitter “¿Vivimos en una democracia, o en una constitución?”. Y no hase falta disir nada más. Bueno, sí: que no me hagáis reír. En esta Constitución se mea ya hasta Dios. Otro cadáver.
  • ¡Os echarán de Europa!: ¡Sí, por favor! Estoy totalmente en contra de este modelo de construcción europea, y si me dicen que nos echan, entonces voto aún con más ganas que sí. Es un tema demasiado extenso para explicarlo aquí, lo mismo un día le dedico un post. Yo no sé lo que ocurrirá, y francamente me importa poco. Esto a muchos os parecerá una locura, pero no creo que suponga una diferencia sustancial, y que incluso pasándolas canutas, sería para remontar. Lo que sí creo es que la dinámica que llevamos hoy nos lleva exactamente a ese punto, pero por una vía mucho más tortuosa, lenta y desesperante, y cuya recuperación definitiva puede tardar décadas enteras. Si he de aventurar, creo que económicamente, a Europa no le sale a cuenta sacar a Cataluña de su órbita, o al menos facilitándole libre comercio y circulación de bienes. Además, el por ahora inevitable proceso de construcción europea sólo culminará cuando las barreras y distinciones políticas entre naciones desaparezcan por completo, y para ello es fundamental desnaturalizar las naciones, convertirlas en ideas obsoletas, para que la gente ceda su soberanía a Bruselas. Tengo toda la sensación de que “romper España” les viene bien para construir Europa (aquello de cascar algunos huevos para hacer una tortilla) así que no creo que pongan muchas pegas llegado el momento. Aunque puedo equivocarme perfectamente, claro. Como dijo alguien, (no sé si lo leí en los comentarios o por ahí fuera), Europa no puede permitirse otra Noruega, y hará lo posible por impedirlo. En cualquier caso, no tengo la suficiente información, ni sé cómo afectará a esto la mayoría absoluta de Merkel. Pero como a mí me da igual…
  • ¡Queréis levantar fronteras!: Otra tontería. Esto rasca algunos votos para Ciutadans y PP, pero no tiene el menor sentido. ¡Joder, sólo tenéis que mirar a Europa! ¿Has tenido muchos problemas tú para atravesar la frontera con Francia? ¿Resulta una pesadilla burocrática viajar a Alemania o a Inglaterra? ¿Entonces? ¿De qué cojones estamos hablando? Especialmente patética fue la campaña impulsado por un grupo de empresarios catalanes, con una barrera en medio, y a un lado un guardia civil, y al otro un mosso. ¿Es que acaso estamos en el siglo XIX? Además, si es que es de sentido común: ¿quién podría estar interesado en poner una frontera entre España y Cataluña? Ambos somos el principal mercado del otro, y tenemos repartidos amigos y familia por toda la península, poner una frontera es una estupidez. Lo más gracioso es que en Cataluña nadie quiere eso, nadie lo ha comentado (nadie serio, o que no esté loco) ni forma parte del programa. Os invito a leer entrevistas a Mas o Junqueras o cualquier otro agente. No titulares de “La Razón”. Entrevistas completas. Todo esto de las fronteras lo saca constantemente el nacionalismo español, pues bueno, para agitar el trapito a ver quién embiste. Pero dudo que tuvieran cojones de llevarlo a cabo llegado el momento: se morirían de hambre unas semanas antes que los catalanes. Y si lo hicieran, tened por seguro que sería decisión de Madrid. Nunca de Barcelona. Cuando se habla de independencia se habla de manejarse sus propios asuntos, no de encerrarse en una cueva para no hablar con nadie y que nadie pueda entrar ni salir. Aquí no se están pidiendo fronteras, y quienes abogan por ellas, simplemente abogan por el rencor.
  • ¡Las empresas se marcharán de Cataluña!: Es irrelevante. En primer lugar, trasladarse siempre es difícil, y Cataluña es un mercado amplio con cierto poder adquisitivo y de consumo, así que a muchas empresas les seguirá interesando quedarse aquí. Y las que no, buen viaje y buena suerte: el nicho vacío será ocupado rápidamente por nuevas empresas. Personalmente, a Lara (de Planeta) le prefiero lejos. NOTA: Quede claro que estoy hablando en términos absolutos. Si bajamos a pie de calle, a nivel personal, es evidente que una eventual fuga de empresas es un problema para sus trabajadores. Pero sospecho que la Generalitat algo apañaría, e insisto en que el nicho se llenaría rápido. Aquí es donde debemos aceptar (o no) el reto a nivel personal y familiar. Yo lo acepto, y por eso votaré sí. Pero puedo entender perfectamente que mucha gente no lo haga, aunque no lo comparto. Ahí, nada que objetar.
  • ¡Echaríamos al Barça de la Liga!: ¡Ésta es muy buena! Os juro que la he leído ya varias veces, y nunca sé si reír o llorar. Demuestra una edad mental de unos 5 años. Punto uno: me importa una mierda el Barça y el fútbol en general. Punto dos: no hay cojones. Con los irracionales millones que se mueven, ¿cómo van a romper la Liga para que se fastidie el Barça? ¿Qué pasa entonces con el Madrid? ¿Dónde queda la “grandeza” de Uno si no tiene al Otro? Porque muchos millones del marketing actual salen de esa burbuja-guerra, no van a correr a pincharla, no. Y punto 3: que el fútbol sea un argumento en un debate tan importante como éste es para pegarse un tiro.
¡A éshte shi que le voy a pegar yo un tiro como osh larguéish!

¡A éshte shi que le voy a pegar yo un tiro como osh larguéish!

  • ¡Cataluña nunca ha sido un reino independiente!: ¿Y qué? ¿Dónde está escrito que tengas que ser un Reino en el pasado para que se te otorgue en el futuro? ¿Acaso los Estados Unidos habían sido un reino? Una comunidad se hace independiente porque le apetece y lo siente así, y punto.
  • ¡Pero es que esto de la independencia se lo inventó Pujol y le lavó el cerebro a los niños catalanes!: Otra vez, ¿y qué? En primer lugar, ahora ya es tarde. Aún en el caso de que la educación catalana haya estado marcadamente orientada a la construcción de una realidad nacional (algo en lo que yo no sería muy categórico… que yo me eduqué en ese sistema, ¿eh?), no podemos cambiar el pasado, y el resultado es que HOY hay un MONTÓN de gente con ganas de marcha territorial. A efectos prácticos, es lo único que importa. Y en segundo lugar, es muy discutible eso de que la independencia se la acaban de inventar. Claro que ha habido ingeniería social, y por ejemplo TV3 es un gran articulador del sentimiento de país, no lo niego. Pero desde los Reyes Católicos que en Cataluña han existido movimientos, intentos, e incluso guerras, con el objetivo de separarse de Castilla. Que la cosa viene de lejos, vamos.

Pero ya me he alargado bastante.

Lo bueno es que me he vaciado, y ya tengo las ideas un poquito más ordenadas en mi cabeza.

Cuidaos, amigos!

Estándar
Políticos desagradables

El tenebroso riesgo del totalitarismo

Hola amigos. Acabo de leer un artículo muy interesante que incide justo en aquello que más miedo me da y que explico aquí en el blog, en Historia torcida de España, y en definitiva, allá donde voy y me dejan: que nos deslizamos por una peligrosísima pendiente que ya conocemos, porque la hemos bajado decenas de veces a lo largo de nuestra historia reciente.

La deriva totalitaria

La situación que vivimos es crítica por muchos motivos, pero desde la perspectiva puramente histórica, el auténtico riesgo está en la deriva totalitaria.
En los últimos dos siglos, demasiadas veces han estallado escándalos (generalmente de corrupción, en ocasiones de inoperancia, caso del Annual citado en el artículo) que han dinamitado la credibilidad de las instituciones ante la población, germinando al cabo en un sector de la misma la idea de que “no vendría mal un cirujano de hierro”. Es ese regeneracionismo que viene a decir “son muy malos estos políticos, eh, así que ya me pongo yo, con gran pesar, para sacrificarme por el bien de España y erradicar toda la podredumbre“. Nada por aquí, nada por allá, y PAM: vives en un totalitarismo. Se suspenden algunos derechos, por el bien de España. Se hace lo que yo digo, por el bien de España. Detenemos a este, o censuramos lo otro, por el bien de España, porque no es momento, porque hay que centrarse en la recuperación, o porque me sale de los cojones. Te hemos pegado porque eres un delincuente. Te hemos pegado porque eres peligroso. Porque eres subversivo. Tenemos que rescatarte de ti mismo.

rescate-it
Esto nos suena a todos. El problema es que muchos no lo hemos vivido. Así que es fácil que nos la vuelvan a meter doblada. De hecho, ¿acaso no están ocurriendo ya estas cosas? Todos vimos cómo antes del 25S se detenía preventivamente a unas personas con una pancarta cerrada, y cómo se identificaba a gente por estar reunida. Todos hemos visto la violencia policial, y la impunidad de la misma.

Rumbo al cambio. ¿Para mal?

Bien, ahora caminamos por el filo de la navaja. Las lecciones históricas ya no pueden demorarse más, tenemos que conocerlas y aprender a identificar los signos de peligro en el presente.

El desprestigio de las instituciones es imparable. Fieles al modelo de predicción histórica, los dirigentes se han enrocado en sus castillos y resulta prácticamente imposible sacarlos de allí. Y, como todo en la Teoría del Caos, funciona de forma autosimilar en diferentes escalas: los corruptos y los infames aferrándose a sus cargos como si les fuera la vida en ello (¡NO TENGO POR QUÉ DIMITIR!) equivalen al partido que es incapaz de romper con la dinámica negativa porque se aferran al statu quo que siempre les benefició (PP y PSOE muy especialmente). Individuos y partidos temen el cambio y la novedad, porque ese cambio posiblemente acabará con ellos en la puta calle, si es que nadie los encarcela o los mata.

Aumentando la escala, es el sistema político al completo el que se resiste al cambio: la casa real no mueve ficha, la Constitución nadie quiere y/o puede someterla a voluntad popular… estamos enquistados. Y pudriéndonos: la miseria aumenta.

Estas instituciones regidas por mediocres, ignorantes, o imbéciles, no se dan cuenta de que oponerse al cambio nunca da resultado, o en otras palabras: un junco que se dobla soporta mejor la tormenta que el que se mantiene firme y acaba partido. O sea: nuestro actual sistema de gobierno caerá. No tardará demasiado. Esto hay que asumirlo YA.

La duda es si tendrá más fuerza el viento de levante, o el de poniente. En España, no tengo la sensación de que lo que normalmente llamamos “izquierda” vaya a conseguir nada. Llevamos 5 años de crisis y hemos sido incapaces de crear algo sólido. Hay mil ideas, muchas buenas, otras malas, otras estúpidas, pero no hay suficientes altavoces, y sigue habiendo mucha gente que no está interesada en oírlas.

La derecha, en cambio, es un núcleo mucho más peligroso. Debemos asumir que gran parte de este país es de tendencias conservadoras, por diferentes motivos. Dicen las encuestas que mi estimado Naniano Rajoy perdería hoy 50 escaños. A mí esas encuestas me dicen dos cosas. La primera, que un país en el que, a estas alturas, Rajoy aún sacaría más de 100 escaños, no tiene remedio ninguno. La segunda, que los votos que ha perdido el PP no se han ido a proyectos de “izquierda” (Dios, odio estas dos palabras). Se habrán ido a Rosa Díez (otro personaje), o al banquillo. ¿Qué creeis que pasaría si apareciera Aznar en las próximas elecciones? Todo depende de si pringa o no por el caso Bárcenas, aunque me da a mí que no ola k ase dimite o k aseserá el caso. Sí, estoy seguro de que millones de españoles dirían “oye, al menos éste nos sacó de la crisis y vivíamos de puta madre, votémosle de nuevo”. Nadie recordaría las sombras de su gobierno, que han sido muchas y gordas.

De hecho, ¿acaso no fue esa la motivación y el leitmotiv que llevaron al insigne Naniano a la Moncloa? “Al menos estos saben qué hacer con el dinero”, decía mucha gente. “Mira, los del PP serán todo lo que tú quieras, pero al menos con el PP había dinero”.

El dinero. El puto dinero, que parece mentira que estemos siempre igual.

Y alguno dirá: bueno, ¿y qué tendría de malo que volviera Aznar? Si lo hizo una vez, ¿por qué no iba a hacerlo dos?

Por dos motivos principales:

1) Porque entonces estaba en una crisis ECONÓMICA, en un contexto de construcción y consolidación europea. Y ahora estamos en una crisis SISTÉMICA, en un contexto de deconstrucción y reestructuración europea.

2) Porque socialmente España se ha partido en pedazos: se polarizan los grupos sociales entre izquierdas y derechas, y a su vez, entre nacionalismo español, catalán y vasco. Y son problemas que sólo acaban bien si se habla. Si se manejan a hostias, explotan. Y el núcleo duro de los votantes de Aznar estarían a favor de las hostias. El propio Aznar ya ha dado su opinión sobre Mas y el referendum.

Ante estas dos situaciones, sospecho que un Aznar de nuevo en el poder aceleraría la deriva totalitaria: sería la única manera de manejar los graves problemas sociales a los que tendría que enfrentarse. Y dado que sus opositores directos no aceptarían tal totalitarismo, la violencia acabaría de estallar por las costuras del países con consecuencias totalmente impredecibles.

Así que sí, a mí me da mucho miedo Aznar. Me dio miedo cuando vi su biografía vendiéndose bien, me da miedo cuando habla, y me dio miedo cuando leí la columna de Ansón en El Mundo diciendo que Aznar tiene “la obligación moral y el deber histórico” de regresar a la política, cosa a lo que él se resiste porque es muy honrado y no desea el poder. Pensé “ya está, ya lo han dicho”.

mongolia-portada

En fin, todo depende del tamaño del zurullo que Bárcenas le ha dejado al PP en su despacho, y de la potencia del ventilador que la está esparciendo por doquier. Mientras tanto, salimos a nuevo caso de corrupción prácticamente por día, la moral se derrumba y la cólera aumenta entre los sectores enfrentados. En twitter y comentarios de diarios online se palpa la tensión entre ideologías opuestas. El diálogo y los argumentos racionales brillan por su ausencia. Los viejos tics y las viejas frases vuelven a ponerse de moda.

Y este pobre historiador, que está intentando formar una familia en medio de este caos, no puede dejar de observarlo todo con el asombro del que mira por primera vez una película de terror cuyo final ya le han contado.

¿Mi esperanza? Que me hayan tomado el pelo y el final de la película sea otro. Ojalá sea así. De momento, leed el artículo que os enlacé arriba, e id sacando vuestras propias conclusiones.

 

 

 

Estándar
Desobediencia civil

La megamanifestación final

Desde la temporada pasada, colaboro semanalmente con Radio Euskadi en el magnífico programa de Javi Domínguez “La Noche Despierta”. Dado que soy un gandulazo con el blog, me sugirieron que fuera colgando las columnas que estoy haciendo este año. Por supuesto, no lo he hecho. Pero como a unos cuantos amigos les ha hecho gracia esta propuesta, pues aquí la adjunto. Si la queréis escuchar, aquí hay un enlace https://www.box.com/s/5w7xiwfq4rgqxer97ecf

Una noticia de hace unos días: en 2012 hubo en España más de 36.000 manifestaciones. Y conste que este dato llega hasta Octubre: faltan, por ejemplo, todas las movilizaciones por la privatización de la sanidad madrileña.

Por hacer una media: salimos a más de 100 manifestaciones diarias.

¿Conseguimos algo con alguna? Pues no.

Oye, ésta me la perdí...

Oye, ésta me la perdí…

Y es gordo, señores. Significa que hemos intentado 36.000 veces que nos hagan caso, sin conseguirlo ninguna de ellas. Hay que reconocer que no tenemos mucha efectividad, somos un país de tuercebotas sociales, no le marcamos ni al arco iris, no hay manera.

Y es que claro, es todo tan gordo que los árboles no nos dejan ver el bosque. ¿Se desintegran las ayudas a la minería? Pues marcha minera y lanzacohetes con señales de tráfico. ¿Privatizan la sanidad? Pues marea blanca. ¿Enviamos las escuelas a los años 70? Marchando una de marea verde. Los del SAT por ahí haciendo el forajido (según el psicotrópico Marhuenda). Los independentistas. En fin, un sabor para todos los gustos.

Cada uno estampándose en su propio árbol, con un inmenso catálogo de fracasos donde elegir: hay que gente que solo va a una manifestación, otros que van a alguna, y otros que van a todas. Cada vez nos pegan más, nos respetan menos, y nos detienen antes, y más tiempo, y con menos motivos. Demasiados árboles tapando el inmenso bosque de la inutilidad general de nuestros gobernantes y del olor a muerto de la España de la Transición.

 

Lo más alucinante de todo esto es que, sobre el papel, sería muy sencillo detener esta sangría y resetear el país. Empezaría por, en vez de perder el tiempo con 36.000 manifestaciones inútiles, hacer una sola manifestación que reúna 36.000 causas. Mira, ya verás.

Brinda conmigo, Mariano!

Brinda conmigo, Mariano!

 

Fijas una fecha. Digamos el 1 de Mayo, que es muy simbólico, y además es fiesta, podría ir todo el mundo. Ok, y dices: el 1 de mayo, todo el mundo frente a los órganos del gobierno central en cada capital de provincia de este machacado y puto país. Pero todos, eh? Sanitarios, profesores, movimientos obreros generales, juventudes, jubilados, parados, todos los putos parados de España, universitarios, feministas, independentistas, mineros, prostitutas, inmigrantes, autónomos, estudiantes, estibadores, agricultores, camioneros, albañiles, jornaleros, cristianos de base, policía, bomberos, revolucionarios de Facebook y Twitter… Todos juntos en una megamanifestación de cojones a nivel nacional. Hey, eso es portada en todas partes, no me jodas.

Pero ahora viene lo mejor.

Una vez te has plantado allí, dices: “aquí no vuelve a trabajar ni Dios hasta que disolváis esta mierda de gobierno nocivo y convoquéis elecciones a cortes constituyentes”.

¿Y los sindicatos que dirían? ¡A la mierda los sindicatos, oye! Si estás desafiando al maldito gobierno, bien puedes desafiar a tu maldito sindicato, ¿no? Huelga ciudadana indefinida a partir del 1 de mayo, y si los sindicatos son listos, más vale que colaboren.

 

Y bueno, ¿qué crees que hace el gobierno? ¿Decir que son 5000 personas? No, tío, el gobierno se caga, porque sería algo imprevisto: un país tomando las riendas de sí mismo y echando a estos mantas. No sabrían cómo reaccionar, ni existen antidisturbios suficientes para tantísima gente. Habría que llevar provisiones para al menos una semana, como si fuéramos de picnic, y sin preocuparnos por nuestros trabajos, en plan tranquis, y a los tres días yo creo que los tienes negociando fijo. Y oye, la de tiempo que ahorraríamos al año sin tantas manifestaciones inservibles, podríamos aprovecharlo para algo útil, algún proyecto nuevo, que es lo que más falta nos hace. Mirar hacia el futuro de una maldita vez.

¿Cuánto hace que no miramos al futuro con algún proyecto?

¿Cuánto hace que solo lo contemplamos con horror?

El horror…

El horror…

Estándar
Cosas emocionantes

Nuevos tiempos

Bueno, mil años después vuelvo al blog, con gran sonrojo por mi parte. No consigo la constancia en esto.

La verdad es que han sido unos meses con una enorme cantidad de cambios en mi vida, que han incluido desde un salto mortal laboral que, pese al hostiazo inicial, parece por fin enderezarse, hasta un matrimonio que, lejos de ser un “la cagaste”, ha resultado ser el mejor movimiento que podía hacer.

Y luego, que ya me he sacado el libro de encima. Historia Torcida de España salió hace unas semanas, lo cual ha supuesto un alivio, la verdad. El ritmo de la historia está tan acelerado, que iban más rápidos los sucesos que mis dedos, era un poco aquello de “cojones, que paren unos meses, que no ocurra nada durante un par de meses“.

Pero parece que no van a darnos el gusto, así que tuve que cortarlo en este momento tan jodido, (y en cierto sentido, tan emocionante) que vivimos.

Sin embargo, la vida sigue, Mariano y sus huestes ocupan el gobierno un poco así como les sale a ellos de los cojones (pasando de los millones de ciudadanos opositores), los demás partidos van vagando sin acabar de surgir y sin acabar de morir, Cataluña es un polvorín, Messi ha sido superado por Chitalu en una emboscada, y se acaba el año con la paranoia de los mayas. Todas aquellas editoriales que aún tengan stock de novelas de profecías mayas, ya pueden sudar para venderlas todas estas Navidades.

Dado que los acontecimientos se suceden, habrá que ir comentándolos. Y bueno, mejor será tomárselo con humor, ni que sea por evitar el ardor de estómago. Que el Almax va caro.

Un saludo a todos, y que encaréis bien el fin del mundo.

 

Estándar
Política estúpida

SIETE MOTIVOS POR LOS QUE MARIANO RAJOY ES UN TONTO DEL CULO

Una reivindicación clara y directa

Esta imagen llegó a mis manos hace unos días no sé ni de dónde: hay tanta gente riéndose de la situación que Facebook es un aluvión. Y eso que en Facebook estas cosas parece que casi molestan, no sea que nos hagan pensar.
Una amiga y ex-compañera dijo “frase genial en su sencillez”, y demonios, tenía razón. Esa pancarta es el resumen último de la situación. Ese “Rajoy, eres tonto del culo” sintetiza España en una sola frase.
Porque tras estos meses tan divertidos, hay que asumirlo con naturalidad: nuestro presidente del gobierno es tonto del culo, es un GILIPOLLAS. Y ya está, amigos, no pasa nada, el mundo está lleno de ellos. Nosotros también nos comportamos como gilipollas la mayor parte del tiempo.
No faltará el que salga y diga: ¡oiga! ¡Está usted siendo irrespetuoso! ¡¿En qué se basa para difamar con insidias tan graves?!
Pues en siete argumentos que no es que los tenga yo. Es que los tiene toda la nación.

MOTIVO 1 – PORQUE CASI NUNCA DICE NADA, Y CUANDO DICE ALGO CASI SIEMPRE ES ESTÚPIDO: Mariano casi siempre calla. Esto es así. Estamos hablando de un tío que se pasó sus siete años de oposición diciendo “no” a todo, menos a tocar la Constitución de hoy para ayer según ordenen en Norteuropa. La calidad de su discurso se medía por grandes aportaciones como “viva el vino” o “nos van a subir el precio de las chuches”. O por la genial “niña que vive en Eshpaña y tiene un padre y una madre”. Luego hizo una campaña electoral basada en nada, en que la culpa de todo era de Zetapé. Y en que había cinco millones de parados. A piñón con esas dos ideas y no me saques de ahí que me despeino. Era muy subliminal. Ahora ya hay seis millones, pero sigo teniendo en la mente la cifra, la frase “cinco millones de parados”. El ínclito Rubalcaba (sin duda, alguien en quien confiar: ¿recordáis aquello de “hasta ahora no sabía que hacer con la crisis pero creo que ahora ya lo sé”?) se lo ponía fácil: decía “eres muy malo, muy malo”, y Rajoy decía “nooo, nooo” y poco después, diez millones de votantes decidieron confiar en el generador de confianza. Eso lo decía mucho por entonces, ¿recordáis? “Generar confianza, generar confianza”. Eso servía pa todo, macho. ¿Crear empleo? Generar confianza. ¿Mejorar las condiciones de vida de la gente? Para eso hay que generar confianza, que es lo que no tiene España por culpa de Zetapé.

Con este gorro tan chulo voy a generar mogollón de confianza

MOTIVO 2 – PORQUE LO POCO QUE DECÍA SU PROGRAMA ELECTORAL ERA TOTALMENTE MENTIRA: Lo de los parados y ZP eran su piedra angular, porque eran verdad, o verdad en parte: existían cinco millones de personas sin empleo  en el país y si bien Zetapé no pintó nada en la situación internacional, su gestión aquí fue algo demencial. Pero hasta para el elector más tonto, el programa tiene que decir algo. Lo que sea, algo que suene profesional, y que la gente quiera oír, va, compañeros, pintémoslo bonito y estamos en la Moncloa. Así que idearon otros pequeños dogmas-mantras cazavotantes como “no subiremos los impuestos”, “no facilitaremos el despido”, el recientemente liquidado “estamos en contra de subir el IVA”, el clásico “seré un presidente para todos”, el memorable “aquí va a haber una persona que va a dar la cara”, o el sangrante “no tocaremos sanidad y educación”.
Son promesas muy chungas de hacer si el país está tan mal, pero una nación, aunque se comporte siempre como un niño de 5 años, no lo es. Merecemos la verdad. Porque la estamos pagando con nuestro dinero, y lo más importante: con nuestras vidas. Nuestra existencia, todo lo que hagamos de aquí a morirnos, está y estará marcado por lo que decidan unos gilipollas a los que encima hemos puesto ahí nosotros. Nos abrimos el culo, mordemos la manzana, y después de los azotes aún pedimos perdón. Entretanto, los hechos han sido como el reverso tenebroso del programa electoral del PP: han subido impuestos (y de forma injusta), han facilitado el despido, han marginado descarada e impunemente a formaciones políticas por motivos peregrinos, y han tocado la sanidad y la educación de una forma que empezamos a notar ahora pero que quien se la comerá de verdad, asumámoslo, serán nuestros hijos. Les vamos a dar una vida de mierda. Sólo un presidente tonto del culo le haría algo así a su gente y esperaría sobrevivir.

jajajaja qué bien nos lo pasamos durante la campaña, ¿eh? Aquello sí que era vida

MOTIVO 3 – PORQUE ES UN DESTRUCTOR DE CONFIANZA: El flamante Mariano Rajoy se encontró con mayoría absoluta. Toma castaña. Y en el memorable momento en que el Generador Nacional de Confianza salió al balcón a saludar a la hinchada, y a todo el puto país, sonrió con cara de alelado durante un rato levantando la manita, y al final se arrancó con unos saltitos de puta madre, que me dieron una confianza que vamos. Estoy que lo rompo.
Francamente, si fuera un Mercado y encontrara un país donde casi todo el mundo es gilipollas y del que se ríen los demás países (ahora lo vemos), también mordería a la prima de riesgo. ¡Cómo resistirse a exprimirlos hasta que no les quede ni un puto euro en los bolsillos! Especialmente si su presidente es un gilipollas por encima de la media. Que dispara artillería anticonfianza.
Hace recortes escandalosamente injustos y no sale a explicar una mierda. PAM.
Cuando sale sólo dice estupideces o le echa la culpa a la herencia recibida, y parece que estemos en noviembre aún. PUM.
Intenta hacer de titiritero: a algunos ministros los maneja bien y les hace recitar sus imaginativos trabalenguas para no llamar a las cosas por su nombre. Otros, como el Guindos, le han salido más díscolos y dicen lo que les sale de los cojones, tras lo cual asistimos a un par o tres de días de excusas, argumentos chorra y contradicciones simultáneas. POW.
Cuando recorta miles de millones de euros en sanidad y educación y le preguntan (lógico, puesto que fue elegido bajo el compromiso de no hacerlo) balbucea algo como “buehhh” para, acto seguido, darse la vuelta y dejar tirados a los periodistas huyendo por el aparcamiento. ZASCA.
Cuando Europa le pide unos presupuestos detalladísimos y urgentísimos para ver dónde meter mano, decide retrasar el tema unos meses de nada porque claro, es que hay elecciones en Andalucía. Como para perderse ese quesito. Muy profesional: KABOOM.
Cuando nos rescatan por primera vez, él dice que ya, que se lo ha currao muchísimo, que de nada, pero os tengo que dejar, que me voy al fútbol. Esto, poco después de que el rey se haya partido la cadera matando elefantes en el quinto coño con un jeque y una alemana. ZASSSS.
Y no contento con ello, se pelea con media Europa para atribuirse el préstamo superventajoso, mientras en Alemania, en Bruselas, en el FMI, en el Banco Mundial y supongo que hasta en su misma casa, le gritaban todos: ¡CÁLLATE! ¡CÁLLATE TONTO DEL CULO! Pero nada, ha tenido que fardar, así que los países rescatados antes que nosotros exigen (con razón) las mismas condiciones ventajosas. Los que nos prestan dinero empiezan a odiarnos, porque amigos, ¿qué os pensáis que ve Ángela Merkel cuando habla con Rajoy? ¿A un carismático líder? ¡No, ve a un español gilipollas! Piensa: si este memo es el presidente, cómo serán los demás. Y con ésta última bala, adiós: de toda la confianza que iba a repartir, no se ha visto ni un gramo, y la que nos quedaba se la está esnifando. Y eso que nos quedaba poca, porque históricamente, casi nunca hemos pagado nuestras deudas.

MOTIVO 4 – PORQUE ES UN SACO DE BOXEO INTERNACIONAL: Seamos claros. No es de recibo reírse del presidente. No con tanta sorna, no con ganas de humillarlo. Se supone que le escogemos, ¿quién iba a escoger a un gilipollas? Pues otros gilipollas, está claro. El sistema está así de bien montado, hoy se presenta Carlos II el Hechizado y gana con mayoría absoluta diciendo “UNGH” siempre que tenga un medio de comunicación que le haga salir mil veces por la tele. Así que todos esos millones de personas que están, (estamos), en contra, se chotean. En internet abundan divertidísimos videos de Rajoy y el Orgullo Gay, canciones estúpidas con los Pitufos, parodias sangrantes de humoristas mediáticos como José Mota, los del APM, Polonia, un programa vasco que nunca recuerdo el nombre (ya me diréis, amigos vascos) etc. Ya era habitual con Zetapé, pero con Mariano es algo escandaloso.
Pero no somos sólo nosotros. De los malabarismos lingüísticos con el rescate se ha reído la prensa internacional, y algunos líderes políticos. En la televisión francesa nos hacen coña con el doping, y aquí se lo tomaron tan en serio que resultamos ridículos, así que en Francia siguieron partiéndose de risa y haciendo coña con la cantidad de cocaína que se metía el Wert. Hasta en la película del Baron Cohen (o al menos en el doblaje) se ríen de los políticos españoles.
Nigel Farage, un eurodiputado conservador que se pasa la vida llamando imbéciles a Van Rompuy, Durao Barroso, y compañía, comentó el otro día que tras el rescate, Rajoy le parecía el líder más incompetente de Europa. “Y eso que tenía dura competencia”, añadió con su habitual flema británica.
Durante este asunto del rescate, le envió un mensajito al Guindos diciendo “no somos Uganda”. En Uganda ni siquiera se enfadaron mucho. Se permitieron liquidar el asunto con un “al menos nosotros no hemos tenido que pedir miles de millones”.
Las relaciones con Reino Unido también son las mejores. Ahora le ha dado por pelearse con Gibraltar. Es decir, Mariano quiere ese peñón, y hará lo que sea para conseguirlo. Desde una diplomacia agresiva (aquel incomensurable “Gibraltar español” de Margallo el día de su estreno) a elevar un rifi rafe entre unos pescadores, la guardia civil y el gobierno de Gibraltar a categoría de Crisis Internacional. La magistral respuesta de Reino Unido a toda esa presión, fue proyectar una imagen de la reina de sesenta metros en el jodido peñón. Mirando, severa pero afable, hacia España.

Una sutil forma de mearse en la cara de Rajoy

¿Y qué decir del esperpento Repsol-YPF? Aquello fue una obra maestra de la diplomacia, joder. A las 24 horas de que “Mini-Aznar” Soria dijera “las cosas se están enderezando”, la Kirchner ya la había nacionalizado, y la super-respuesta de Rajoy fue quejarse mucho y hacerse mucho el enfadado, y amenazar a Argentina con “represalias”. ¿Tú has visto las represalias? Yo tampoco, ni las espero, claro. Y eso que la Kirchner remató la faena diciendo que la economía española era como la trompa de un elefante.

MOTIVO 5 – PORQUE SE CREE CAPAZ DE ALTERAR LA REALIDAD FÍSICA: Mariano es un hombre que hace las cosas “como Dios manda”, y por tanto, Dios le ayuda a transformar la realidad en otra alternativa que sea más de su agrado. Ya vimos algo de esto en la legislatura de Aznar, cuando el vertido de petróleo más chungo de nuestra historia se transformó en unos hilillos de plastilina. No era flor de un día: era tendencia. Ahora, con Mariano, si decenas de miles de personas pitan el himno nacional, en realidad la inmensa mayoría de los españoles ama al rey y sólo pitan cuatro. Si millones de personas están en las calles exigiendo mayor calidad democrática, en realidad la inmensa mayoría de los españoles está a favor de nuestra democracia, que con tanto sudor se levantó en la transición. Si Europa te rescata, sólo te dan una línea de crédito sin contrapartidas, y cuando empiezas a aplicar las contrapartidas que no existían, dices que no, que es un efecto óptico, que nadie les está obligando a nada. En realidad, no está pasando nada. Si haces una reforma laboral que claramente facilita las condiciones de despido, Mariano se marca un video promocional diciendo que no, que en realidad ayuda a crear empleo. ¿Cómo? ¿Por transmutación química? No, es porque Mariano tiene PODER y es una persona SERIA.

MOTIVO 6 – PORQUE ESCURRE EL BULTO DE MANERA VERGONZOSA: Cuando gobernaba Zetapé, la prima de riesgo era siempre culpa suya. La idea era que en cuanto Mariano llegara, la prima se relajara y se echara una siesta nada más verle, pero lo cierto es que cada actuación del gobierno ha tenido como réplica un nuevo repunte de la prima. Cualquiera que tenga ojos y oídos entiende que si un político toma una medida para calmar a los jodidos mercados, y los mercados no se calman sino que se ponen frenéticos como tiburones oliendo sangre, es que la medida es una cagada. Con Mariano no. Con Mariano la culpa de la prima de riesgo siempre es de otros. De las elecciones griegas. De la situación en la eurozona (que están todos mejor que nosotros). Incluso de los pitidos durante la copa del rey. Claro que no es él quien lo dice: son sus ministros, a los que cuando ya estén demasiado requemados podrá cortar la cabeza. Lo que es él, casi no se le ve.

El libro más vendido estas navidades

MOTIVO 7 – PORQUE DESPUÉS DE TODO ESTO, AÚN PRETENDE QUE ALGUIEN SE SIENTA ORGULLOSO DE SER ESPAÑOL: El nacionalismo suele ser estúpido, pero a veces tiene excusa. Un desequilibrio de fuerzas, agravios históricos, toda esa mierda. Pero si hay un nacionalismo especialmente estúpido es el español. Vamos, hombre. Cada vez que Mariano dice “orgullosos de ser españoles” o “España es una gran nación”, los ángeles y los arcángeles se parten de risa, allá en las alturas. Estamos a la cabeza de Europa en paro, inutilidad y corrupción, cada semana se destapa una nueva red de clientelismo o clara delincuencia que implica a políticos, funcionarios y hasta a la policía. En plan “país totalmente corrupto”. El nivel medio de inglés es una mierda, lo que nos imposibilita competir con el resto del mundo en las mismas condiciones, y cuando el resto del mundo ya se está poniendo con el chino y con el alemán, nosotros aún recortamos más educación para saber aún menos. Tenemos un 30% de sobretitulación, es decir, que con lo mal que va todo, aún hemos generado muchísimo profesional. Pero no sabemos qué hacer con ellos, así que o los mandamos fuera a enriquecer otras naciones, o les ponemos a cobrar en el mercadona, en el corte inglés, en librerías a punto de quebrar, o en bares. Con todo esto, aún hay miles de personas que jalean a Rajoy y le apoyan en su nacionalismo español cada vez que gana Alonso, Nadal, o la Roja de los huevos. Todos ellos desconocen la historia del país, la cual explica a las claras que desde que descubrimos América no hemos hecho una sola cosa bien (ni siquiera el propio descubrimiento: mira cómo dejamos aquello, y además para nada). Pero si dices algo en contra de España, sin duda eres un separatista, un antiespañol, un antipatriota, un ser malvado y detestable. Para Mariano es incomprensible que la gente no AME ESPAÑA y le sigan ciegamente por sus tortuosos e inexcrutables caminos. En su mente no cabe la posibilidad de que alguien critique al país y al presidente por un deseo de que las cosas mejoren.

LA ROJA ÜBER ALLES!!!

En resumidas cuentas, que hay dos Españas. Una, la real, que se desmorona por semanas. Otra, la que sólo existe en la torpe mente de Mariano Rajoy.
Por estos siete motivos (muchos de ellos recurrentes e interrelacionados), hablamos de un país donde una manifestación puede ser encabezada perfectamente con el lema que vimos al principio, y nos parece divertido e incluso normal. A esto hemos llegado.

Porque Mariano Rajoy es sin sombra de duda, demostrado científicamente diría yo, un tonto del culo.

Estándar
Cosas absurdas

ESPAÑA ES UN PAÍS SERIO NO COMO GRECIA – EPISODIO 5

¿¿¿COMO ESTÁN USTEDEEEEES???

¿¿¿CÓMO ESTÁN USTEDEEEEES???

Me jode no haber podido ir a la manifestación, la tarde del 29. Estaba de niñero. Tuve el suficiente sentido común para no ir con la cría: quién sabe si una pelota de goma le habría reventado la cabeza.
Hoy estuve atento a las noticias. Y, de nuevo, España me sorprendió agradablemente:

-Si hacemos la media de las portadas de hoy, ayer hubo una huelga general que no tuvo apenas seguimiento y que, al mismo tiempo, supuso un varapalo de 500 millones a la economía del país, además de incendiar las calles. Por combustión espontánea, imagino.
-El número de participantes en las manifestaciones oscila entre 1 persona (Willy Toledo) y 1.000.000. Dicen de la LOGSE, pero los de antes no aprendimos mucho más.
-En el siglo XXI podemos contar neutrinos. Pero es absolutamente imposible contar personas en una calle. Porque se mueven más rápido que los neutrinos.
-Dicen que el sistema más fiable para medir el seguimiento de una huelga es el consumo eléctrico. Así que los ayuntamientos del PP encienden las farolas durante el día, inventando el nuevo concepto de Farolaesquirola.
-Un helicóptero autorizado para filmar las manifestaciones de los cuatro gatos que secundaron la huelga empieza a filmar a cientos de miles de personas abarrotando las calles. A los diez minutos, le hacen descender por “motivos de seguridad”.
-Tengo varias teorías sobre cuáles eran esos motivos de seguridad:
A) El Helicóptero era la ETA
B) El helicóptero era mucho más lesivo con el medio ambiente que las farolas encendidas a las doce del mediodía.
C) El helicóptero no volaba “como Dios manda”.
D) El helicóptero era una ofensa a la libertad religiosa.
E) El helicóptero lo pilotaba Willy Toledo. Estaba dispuesto a encastrarlo en un bar. <— Yo creo que es ésta.
-Una ministra de trabajo que nunca ha trabajado dice que “la senda reformista es imparable”.
-Al día siguiente, el ministro de economía le presenta los presupuestos del estado español al pueblo belga. Todos los ministerios dispondrán de un 17% menos de fondos. Menos el de defensa. Ahí es necesario invertir, para defenderse de la Kale Borroka catalana. Que está liderada por Willy Toledo, por supuesto. Y por Pilar Bardem.
-Acto seguido, el gobierno anuncia que van a blanquear el dinero negro de todos los que alguna vez hubieran defraudado a la nación a cambio de que les den el 10% del dinerillo que se han sacao.
-Meanwhile, Esperanza Aguirre dice que una huelga contemplada en la Constitución es ilegal, e Iker Casillas le pega un moco a un niño.

Cierro todas las ventanas. Me voy abajo, a ver Hora de Aventuras con la niña. Las andanzas de Jake el Perro y Finn el Humano son lo más coherente que he visto en las últimas 48 horas.

Estándar
Cosas absurdas

ESPAÑA ES UN PAÍS SERIO NO COMO GRECIA – EPISODIO 4

ESPAÑA ES UN PAÍS SERIO NO COMO GRECIA – EPISODIO 4:

Enciendes el televisor el 28 de marzo de 2012 para ver las noticias mientras comes. Y ves lo siguiente:

-Gallardón proclama que si no tienes hijos no eres mujer de verdad.

-Bono se hace un retrato de casi 90.000 euros a cargo del contribuyente. Caldera, con su dulce acento de borrachín, dice que le parece bien porque es una tradición. Persiste la duda sobre si Bono se hará pintar desnudo o vestido de torero.

-Se pone el ejemplo de que el anterior presidente de la cámara fue más austero y sólo se hizo una foto. Ésta costó 25.000 euros.

-Montoro balbucea que no es que le vayan a poner el culo al magnate del Eurovegas. Pero que bueno, lo mismo habría que ser flexibles.

-Meanwhile, una delegación madrileña y una catalana viajan a Las Vegas a venderle sus encantos al magnate. Dicen que Esperanza Aguirre se lo traga. Pero es que Mas hace un garganta profunda que te mueres.

-Esperanza Aguirre dice que hay que tomar fotos con el movil de todos los piquetes sindicales y avisar a la policía. Han abierto una línea específica para ello. Esperanza da el número. Se equivoca. Resulta ser el número del departmento de informática de la policía. Que bastante faena tienen con los cincuenta gilipollas que llaman cada día con aquello de “yo no he tocado nada pero no me va el programa”.

-Como no tendrán mucho trabajo, la policía se entretiene haciendo cosas utilísimas, como denunciar a un hombre que lleva a sus hijas al colegio en bicicleta. Con un sistema homologado en toda Europa menos aquí. Le amenazan con pasarle el caso a Servicios Sociales y quitarle sus hijas.

-Fernández Díaz, ministro de Interior, dice que piensa subir el límite de velocidad a 130. Según sus palabras “la mortandad no subiría DEMASIADO”.

-Soraya Sáenz de Santamaría canta Mocedades. Sentada al lado de un rey al que no le gusta la música.

Te comes el postre. Apagas el televisor. Te alegras de vivir en un país tan serio. Todo irá bien.

Estándar